Etiqueta: intervención infantil

Oír sin emitir juicio

Cuando conversamos, cuando escuchamos a alguien, solemos tener la respuesta preparada antes de que el interlocutor termine la frase. Ya sabemos lo que vamos a contestar cuando todavía está hablando. Y eso nos impide valorar sus argumentos. Es lo que se conoce como pre-juicio, o juicio previo. Sin suficiente criterio, porque no lo estamos oyendo.

Darío es psicólogo y nos está enseñando a contener nuestro juicio. Y también a permanecer en silencio. A permitir que en la conversación se produzcan silencios sin tener que rellenar los huecos. No pasa nada si estamos en silencio ante otra persona. No hay que emitir palabras continuamente. El silencio hace más reposada la relación, permite ordenar ideas, dar la palabra al otro.

Darío sabe mucho sobre cómo mejorar la relación entre el profesional y la familia. Durante tres meses va a formar a todos los profesionales de Sidi para que sepamos cómo compartir y dialogar,  y no solo hablar con los demás.

Nos está enseñando a no imponer nuestro criterio o nuestra opinión, sino a construirlo junto al criterio del otro. El cambio se produce cuando la decisión la toma uno mismo a partir de  la reflexión personal. No por imposición. Estamos aprendiendo a construir un nuevo criterio a partir de la confluencia de ideas con el otro. Por eso ahora preguntamos tanto: “¿Y tú como lo ves?, ¿Qué te parece?, ¿Qué opinas?, ¿Cómo lo harías?…”

También nos está enseñando a identificar cuando la otra parte se muestra reticente, cuando no quiere algo u opina diferente, o cuando su actitud lo aleja de una posible solución del problema. Y a respetarlo. Y a proponer y animar el cambio cuando va a producir una mejora.

Es algo que nos va a servir en nuestro trabajo, pero también en nuestra vida personal. Seguro. Ya lo notamos. Con los compañeros, con nuestra familia, con los amigos. Qué bien aprender estas cosas. Qué bien aprender. Nos enriquece.

Sobre las dudas e inseguridades del profesional

Sobre las dudas e inseguridades del profesional. Me piden que escriba sobre ello. Sobre lo que no sé. Sobre lo que dudo y temo. Y es mucho. Más que lo que sé. Por eso no es difícil encargo.

Entre los miedos, el de equivocarme. El de hacer daño con mi error a un niño vulnerable, a una familia aturdida por lo inesperado. Y miedo a no saber. A no estar actualizado en mis conocimientos. A que la inercia y la monotonía o el despiste me hagan ver, oír, decir o hacer algo indebido. Y dudas sobre cómo decir a un padre y a una madre, cuando ya se sabe, que su hijo tiene autismo, o cualquier otra discapacidad. Cuando te miran con ojos vidriosos, grandes, sin respirar. Y preguntan. Yo tengo la ventaja de elegir el momento, las palabras. En un instante decido si mirar al padre o la madre al pronunciar la palabra temida. La palabra sabida.

La experiencia no ha calmado el desasosiego de comunicar a una familia que sus expectativas deben reconducirse, que su vida esperada es una vida por definir de nuevo.

Pero igual que temo y dudo, sé y confío.

Confío en que hay un camino. La calma vuelve. La sonrisa será nuevamente fácil y grandes y hermosos valores crecerán de nuevo en esa familia. Y me fuerzo a transmitir, en esos segundos breves, una señal de esperanza. Que es cierta, que conozco y siempre llega. Una vida más completa, ilusionante y rica les espera. Yo lo sé. Con firmeza. Aunque ellos no lo vean todavía.

Y por eso me gusta mi trabajo. Porque tengo la oportunidad de hacer cosas valiosas cada día. Porque acompaño y apoyo y ayudo. Y convivo cada día con valores y personas. Quizás haya pocos trabajos tan hermosos… y tan intensos.

Pedro Lozano. Psicólogo en Equipo Sidi.

Asociación AEIPI

Las Prácticas Centradas en la Familia nos acercan al respeto. En general y con mayúsculas. Respeto a la familia. A su forma de vivir. Al niño. Y nos traen estrategias que impactan en la rutina, funcionales y eficaces. Para que la familia y la persona tengan el control de sus vidas. De nuevo.

Nuestros amigos Paco de la Rioja, Tania de Portugal, Marga y Rosa de Valencia, y otros muchos,  han constituido una nueva asociación, AEIPI.  Se trata de dar cuerpo a una idea. Construir sobre una actitud común una red de apoyo que consuele, aliente y promueva un conocimiento que nos convence. Trasladar a la realidad una ilusión que necesita estrategias, herramientas, recursos y procesos que convenzan de su posibilidad.

AEIPI es un fruto germinado del trabajo de unos pioneros. Profesionales que desde el anonimato y la soledad, desde hace años, nos iluminaron un camino al que ahora otros nos estamos incorporando desde el convencimiento por la razón y la evidencia.

Es una asociación abierta a familias y profesionales, cosmopolita, innovadora, humilde e inconformista. Desde Equipo Sidi animamos a los que comparten sus ideales a unirse a la asociación…. y a los otros también. Porque necesitamos oposición y debate. Es lo que hace progresar a la ciencia y le da “vidilla”, el picante que nos mueve. Los queremos a todos. Piensen lo que quieran. Tengan el rol que tengan

Hoy ya podemos hablar de éxitos. De logros. De realidades. Ya no es solo un proyecto. Las Practicas Centradas en la Familia están siendo aplicadas en España. Y en muchos otros países. Ya son realidad. Y nosotros estamos orgullosos de ello. Y seguimos ilusionados.

El próximo Congreso Internacional es en Sidney.  Allí estaremos.  Sin duda. Sin falta.

“De la periferia al centro de la familia” (Resumen comunicación)

Compartimos con vosotros el resumen de la comunicación de SIDI que Curra Cañete y Marga Cañada presentarán en el congreso internacional Early Childhood Intervention: For meeting sustainable development goals of the new millennium que se celebra en octubre en Belgrado (Serbia). Este congreso está organizado por EURLYAID, la Asociación Europea de Atención Temprana, y por la EASPD, la Asociación Europea de Proveedores de Servicios para Personas con Discapacidad

 

“De la periferia al centro de la familia”

Palabras clave: transformación, implementación, actitud, entorno, familia.

Describimos el proceso de transformación de una entidad que atiende a 300 familias con 20 profesionales.

Trabajamos en Atención temprana desde 1995. Pero no estábamos cómodos y decidimos mejorar nuestras prácticas. Conocimos el modelo basado en rutinas de R. McWilliam y con el Apoyo del Centro La Alquería de Valencia, elaboramos un plan de implementación en octubre de 2014 de 4 etapas: Exploración, Instalación, Implementación Inicial e Implementación Completa. Elegimos un equipo motor y decidimos que las Prácticas Centradas en la Familia, eran el enfoque que queríamos.

Enviamos a compañeras a formaciones, y visitar centros de Valencia y Madrid. Analizamos nuestra entidad para ver en qué punto de las PCF se encontraba y la predisposición de los profesionales al cambio. Diseñamos una herramienta informática para controlar procesos y trabajar en remoto, en las visitas al entorno. Creamos una extranet para que las familias tuvieran acceso directo a la información. Vinieron profesionales externos a formarnos. Realizamos pruebas de usabilidad desplazándonos a pueblos distantes y utilizamos resolución de problemas de ciclo rápido para ver la aplicabilidad.

Priorizamos un cambio actitudinal de los profesionales para modificar su rol, nuestro lenguaje y los protocolos. Cambiamos el mobiliario y la acogida.

Ahora estamos en fase de Implementación Inicial, con el 30% de las actuaciones realizadas en el entorno, y un cambio muy significativo en actitud y trato a las familias. Tenemos resistencias. Internas y externas. Las familias traen expectativas generadas por la administración, distintas a lo que ofrecemos ahora. Por eso, este año 2017 hemos iniciado una línea de trabajo en nuestro contexto, con los médicos y con la administración para favorecer el cambio. Igualmente hemos establecido alianzas con otras entidades interesadas en el cambio. Nos va bien. Tenemos ilusión. Mucha.

Junio, 2017

Todas las familias tenemos rutinas

Todas las familias tenemos rutinas. Para comer. Para acostarnos. Para salir de paseo los domingos. En nuestras vacaciones. Para coger el coche. También tenemos rutinas en las relaciones: para manifestar afecto, para saludar… y para las discusiones. Siempre discutimos igual. La misma agenda secreta, las mismas reconciliaciones.

Es una forma de predecir el futuro, de no tener que decidir en cada momento. Ya esta decidido. Es algo automático que economiza tiempo. Mientras hacemos algo rutinario, podemos dedicar nuestra atención a otra cosa. Claro que también es una traba. A veces nos envuelve y nos inmoviliza. Otras veces nos impide ver nuevas soluciones. O damos por hecho que es el único camino.

Diversos estudios nos indican que la mejor forma de ayudar a una familia a mejorar su bienestar emocional, o la capacidad de comunicación de su hijo, o su autonomía, o lo que nos hayamos propuesto, es actuar sobre estas rutinas. Un consejo, una conversación, un informe escrito, no van a impactar en la familia tanto como el ayudar a mejorar algún elemento de esas rutinas, incorporando en su día a día un cambio. La familia es la que decide, la que se hace un propósito. En esta circunstancia, las probabilidades de éxito se multiplican.

La Entrevista Basada en Rutinas pretende conocer esto. Cómo lo hacemos. Y cómo lo hace nuestro hijo. Y qué podemos mejorar. Y cómo podemos ayudarle a participar en estas rutinas con voz y con voto. Que diga lo que necesita. Que elija. Que desee. Que comparta. En la medida que pueda y quiera.

Y la misión del profesional es acompañar a la familia en este autoconocimiento y en esta mejora. Y para eso debe contar con un Plan. No se puede improvisar. Hay que decir qué se va  hacer y cuando. Es el Plan Individual de Apoyo Familiar. Redactado, acordado por todos. Incidiendo en lo que la familia percibe como más urgente o importante.

Toda familia, además, tiene unas alianzas, unos contactos y unas influencias. Son los amigos los abuelos, los familiares que a veces son una ayuda y otras una amenaza. Conocerlos y saber cómo apoyarnos en ellos o como evitarlos es algo muy útil. El Ecomapa recoge estas relaciones, les pone nombre, intensidad y signo (positivo o negativo). Nos recuerda con quién (y con quién no) podemos contar para un apuro, o de forma cotidiana. Y nos evidencia lo acompañados que nos sentimos. O no.

Estas son las herramientas que estamos aprendiendo a utilizar. Y son potentes. Sorprendentemente fuertes. Nos gustan.

Curra Cañete y Pedro Lozano

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén